Archives for category: Categorical

The Minister is crying. Now she is crying.

Now that she has started crying let her cry and not stop. Not until the people have stopped crying – every man, woman and child in Italy. Let her not stop crying until the last of her masters’ victims has stopped. Until her idle masters have started crying and the working people have stopped.

If blood, sweat and tears is what her masters seek, let them find blood and sweat and tears. Let them sweat blood while working in tears to atone for their crimes.

They give us ministerial tears. Let us give them reasons to cry.

_________________________________________________________

_________________________________________________________

Llora la ministra. Ahora llora.

Ahora que empieza a llorar, que llore y no pare. No hasta que el pueblo haya parado de llorar – todos los hombres, mujeres y niños de Italia. Que no pare hasta que la última víctima de sus amos haya parado. Hasta que hayan empezado a llorar sus amos ociosos y haya parado el pueblo trabajador.

Si sangre, sudor y lágrimas es lo que buscan sus amos, que encuentren sangre y sudor y lágrimas. Que suden sangre mientras trabajan entre lágrimas para expiar sus crímenes.

Nos dan lágrimas ministeriales. Démosles motivos para llorar.

_________________________________________________________

Advertisements

Sin ti no son nada. Sin tu voto no son nada. Pero una vez lo tengan, no importa a quién hayas votado ni por qué, ya pueden hacer lo que quieran sin ti y contra ti. Pueden impedirte ganarte el sustento. Pueden impedirte acceder a una vivienda digna. Pueden privarte de libertad. Pueden llevar la miseria, la destrucción y la muerte a cualquier parte del mundo en tu nombre. Tu voto es la única arma que tienes para detenerlos, para defenderte pacíficamente. Si se lo entregas, ¿cómo los detendrás, cómo te defenderás cuando lo utilicen para atacarte?

Si mañana quieres utilizar tu voto para detenerlos, infórmate antes sobre las consecuencias prácticas de cada opción.

Votar en blanco es votar SÍ a la Ley D’Hondt. Es votar SÍ al sistema que utiliza tu voto para dejarte indefenso. Es votar SÍ a la partitocracia bipartidista.

Explicación: El voto en blanco entra en el recuento de votos que utiliza la Ley D´Hondt para eliminar del reparto de cargos de concejales y diputados a los partidos minoritarios que no alcancen el 5% del total de votos computables (votos a candidatos + votos en blanco).

Votar a un partido minoritario es votar SÍ a la Ley D’Hondt. Es votar SÍ al sistema que utiliza tu voto para dejarte indefenso. Es votar SÍ a la partitocracia bipartidista.

Explicación: El voto a un partido minoritario entra en el recuento de votos que utiliza la Ley D´Hondt precisamente para eliminar del reparto de cargos de concejales y diputados a los partidos minoritarios que no alcancen el 5% del total de votos computables (votos a candidatos + votos en blanco). No es un voto protesta sino un voto de apoyo a una opción política minoritaria concreta dentro del sistema que utiliza tu voto para legitimarse en su conjunto.

Abstenerse o emitir un voto nulo es votar NO a la Ley D’Hondt. Es votar NO al sistema que utiliza tu voto para dejarte indefenso. Es votar NO a la partitocracia bipartidista.
Explicación: La abstención o el voto nulo no entra en el recuento de votos, de modo que la Ley D´Hondt no puede utilizarlo. Abstenerse o emitir un voto nulo son las únicas formas de protestar con la seguridad de que tu protesta no servirá para legitimar aquello que rechazas y quieres cambiar. La única diferencia entre ambas opciones es que con el voto nulo puedes enviar un mensaje a los políticos (el que quieras, el voto es secreto) metiéndolo en el sobre en lugar de la papeleta.

Tú decides. Usa tu imaginación. Usa tu poder. Tú puedes cambiar el futuro.

_________________________________________________________

_________________________________________________________

Hoy acaba el año 2010 del calendario que sirve en esta parte del planeta para que otros registren el principio y el fin de tu existencia. Tú estás demasiado ocupado llegando o marchándote para darte ni cuenta. En ese calendario también otros te marcan los días en que dejas de vivir para subsistir y, sobre todo, para generar el plusvalor que los hace dueños de esos días. Tuyos son los menos, cada vez menos días en los que vives, en los que eres el dueño y señor de tu tiempo.

Hoy acaba otro año. Otro año más del calendario que te marcaron. Otro año más del calendario que pudiste haberte marcado tú mismo. Otro año menos de tu vida, que vivirás, te dices, como te dijiste el año pasado, el año que viene. No. Este año ya ni siquiera eso. Este año te dices que esperas poder seguir existiendo el año que viene. Produciendo más para que los dueños del calendario acumulen más. Subsistiendo menos pero subsistiendo al menos, te dices para consolarte. Y te consuelas. Porque contrariamente a lo que dijo John Donne: each man is an island. O al menos eso te ha hecho creer el capitalismo.

Hoy acaba este año que hemos vivido en parte juntos, queridos camaradas. Para acabar el año os dejo esas palabras tan célebres de la Meditación XVII de ese otro John D., a las que me referí antes:

“No man is an island, entire of itself; every man is a piece of the continent, a part of the main. If a clod be washed away by the sea, Europe is the less, as well as if a promontory were, as well as if a manor of thy friend’s or of thine own were: any man’s death diminishes me, because I am involved in mankind, and therefore never send to know for whom the bells tolls; it tolls for thee…”

Y por supuesto música: “We’ll meet again”, el clásico de Vera Lynn, interpretado por Johnny Cash, con imágenes del penúltimo, por ahora, Doctor Who. ¿Por qué? Pues porque, como ha dicho mi gran camarada y amigo Chapuza (31/12/2010 17:55:39), “con eso está dicho todo y el que pueda y quiera, que comprenda”. Vosotros sé que lo haréis.

_________________________________________________________

_________________________________________________________

Ha pasado un año exactamente. Hace hoy un año expresé un deseo. Dieciocho días antes el fuerte viento fascista que volvía a soplar en Roma había llegado y se había llevado parte de una historia. La historia de John Doe. No pudo llevarse la memoria de esa historia. La memoria perdura. Dura lo que dura el tiempo. El tiempo es solo memoria. La que dejan nuestros actos sirve para reconstruir nuestra historia, la historia de nuestros tiempos, porque nuestro tiempo es siempre plural o no es.

Hoy aquel deseo es realidad. Plural. Hoy John Doe es solo uno de los camaradas que han logrado reconstruir la verdad de aquella historia y construir un presente que no calla ante la mentira. Un presente que lucha por un futuro en el que callen para siempre los mentirosos: los que engañan al débil, al ignorante, al inocente, pero también a los que se dejan engañar con la pasión y tenacidad del fanático.

Hoy, camaradas, es día de celebración. Volvamos a beber, trescientos sesenta y cinco días despues, a la salud del hombre cuyo nombre es historia hecha de cuatro siglos de memorias. Un nombre que sirve para llamar en inglés a cualquier persona, se llame como se llame y sea cual sea su sexo, su edad, el color de su piel o de su dinero: “Guy” Fawkes. Hoy todas las urbes son nuestras playas. El año pasado The Guardian sugería un interesante “pub crawl”, una ruta de pubs donde se gestaron conspiraciones y revoluciones. El año pasado acabamos la noche con Julie London cantando Cry Me a River, la versión que bailan V y Evey Hammond en la inolvidable escena de V for Vendetta. Este año la acabaremos con una escena distinta. La de nuestro triunfo en The House of Lies. Si sois impacientes, podéis ir directamente al minuto 4:30.

_________________________________________________________

_________________________________________________________

Mañana tienes una cita. Una cita contigo. Una cita con tu nueva vida contigo. Una vida en la que tus derechos serán respetados porque habrás asumido tu obligación de hacer que se respeten.

· Tu derecho a que nadie te impida ganarte el sustento apropiándose de los medios que necesitas para hacerlo. Tu obligación de no impedir a nadie ganarse el sustento apropiándote de los medios que necesita para hacerlo.

· Tu derecho a una vivienda digna de la que nadie pueda desalojarte. Tu obligación de no desalojar a nadie de la vivienda digna a la que tiene derecho.

· Tu derecho a no obedecer a quien vulnere esos derechos. Tu obligación de desobedecer a quien te mande vulnerarlos.

Ve a tu encuentro con los brazos abiertos. Te estás esperando con la pasión y excitación  de la primera cita. Ve a tu encuentro y te encontrarás. Juntos sois la fuerza del universo.

_________________________________________________________

_________________________________________________________

Hace hoy un año publiqué el siguiente post en John Doe Beach en El País: Our Defense Is Your Accusation*.  Durante este año han pasado muchas cosas. Una de ellas ha sido nuestro forzado exilio de El País. JDB ha quedado congelada en el tiempo en ese periódico*. Pero no ha pasado nada que justifique modificar ni una letra de aquel post, que hoy reproduzco aquí para que no olvidemos que una conmemoración no es, necesariamente, una celebración.

Hoy se conmemora algo muy concreto: la lucha que logró poner límite legal al número de horas diarias en que un trabajador podía ser explotado, nada menos… y nada más. Eliminar esa explotación estaba en la agenda de los anarquistas de Chicago* pero, como ellos, pasó a la historia colgada de una soga.

Aquellos hombres fueron linchados por el brazo mediático-judicial de la oligarquía estadounidense de la época*. Habían llegado al nuevo mundo huyendo de las condiciones atroces de explotación de los trabajadores en las que se asentaba la riqueza de la oligarquía europea, pero al otro lado del Atlántico encontraron un espejo que reflejaba el punto de partida.

Más de cien años después, la libertad que les costó la vida se entiende de otra forma, que es la misma en ambos lados del espejo: la “libertad” de los trabajadores de negociar el nivel de explotación al que someterse* a fin de preservar la sacrosanta libertad de la oligarquía transatlántica de seguir explotándolos.

Ha pasado más de un siglo desde que periodistas y jueces se unieron para acallar las voces de August Spies, Albert Parsons, Adolph Fischer, George Engel, Louis Lingg, Michael Schwab, Samuel Fielden y Oscar Neebe. Spies, justo antes de que lo ahorcaran junto a sus compañeros, Parsons, Fischer y Engel, dijo: “The time will come when our silence will be more powerful than the voices you strangle today!” (¡Llegará el día en que nuestro silencio sea más poderoso que las voces que estranguláis hoy!) Se han cumplido sus palabras. Su silencio, el silencio de la libertad, la verdad, la razón y la justicia tiene hoy una fuerza ensordecedora*.

La banda sonora de este post no puede ser otra que La Internacional*. El vídeo es una anárquica mezcla de 47 idiomas, que da la sensación de estar orbitando la tierra con la radio puesta y cambiando de emisora cada pocos segundos.

_________________________________________________________

_________________________________________________________

Quiero rendir homenaje a mis camaradas anónimos, coartífices del éxito de esta revolución que se integra en un movimiento revolucionario* de poco más de una década de historia.

Es una revolución a medida de la concreta realidad que revoluciona, como lo es toda revolución eficaz. Las revoluciones no son grandes ni pequeñas, solo hay dos tipos: las que triunfan y las que fracasan. Su éxito depende en gran medida de la exactitud con que se midan las constantes del sistema que se pretende revolucionar. Pero ni cuando fracasan ni cuando triunfan desaparece la fuerza que las mueve. En el primer caso impulsará un nuevo intento y en el segundo mantendrá el impulso del que tuvo éxito. Cuando los diversos niveles o aspectos de una realidad o las distintas realidades revolucionadas o revolucionarias coinciden en el tiempo y el espacio, se producen los grandes cambios de paradigma que alejan a la especie humana de su prehistoria.

Esta revolución nuestra se desarrolla en la realidad de los medios de comunicación. Pertenece a un movimiento que es imparable porque parte de lo que hace posible que esa realidad exista y se desarrolle conceptual y materialmente. Es, de hecho, la evolución natural de esa realidad. Pero debe convertirse en revolución para combatir la involución que la amenaza. En nuestro caso, se centra en los sistemas de “participación del lector” cuyo objetivo es lograr su colaboración activa en ese proceso involutivo. Una colaboración que no consiste tanto en que acepte determinada información u opinión, como en que la valide considerándola como tal, la legitime discutiéndola, la difunda haciéndose eco de ella. Es decir, busca la complicidad del lector para perpetuar la estructura piramidal de los medios de comunicación tradicionales en general y del fenómeno periodístico en particular, para intentar salvar un modelo en crisis. Un modelo que blande desesperadamente su único argumento, el argumento de autoridad*, una falacia.

Actuamos sobre ese modelo mediante un periodismo de acción, sin nombres pero con una identidad propia, tan clara y definida que nos identifica a ojos de nuestros detractores con todo lo que cuestiona o trastorna ese modelo. Esta playa es ya un símbolo. Sus moradores somos ya la personificación de ese símbolo. Para celebrarlo, os dejo tres cosas: Bucky Done Gun*, de M.I.A.* (Maya Arulpragasam*); una nueva imagen de cabecera; y en la arena, al lado del chiringuito, un nuevo espacio contra la censura*. ¡Que siga la fiesta!

_________________________________________________________

_________________________________________________________

Se está preparando ya la segunda cruzada* y acabamos de empezar el siglo. Una guerra contra el anonimato* en el momento de la historia en que menos anónimos somos. Cuando se monitoriza, registra y almacena todo lo que hacemos, decimos y pensamos en la red, ¿la gran amenaza para la paz y la seguridad consiste en no saber quiénes somos? ¿Quién no lo sabe? ¿La amenaza no es que no sepamos en absoluto quién recopila toda esa información sobre nosotros y para quién lo hace?

Pues aunque parezca mentira, son muchos los necios* que se unen a la nueva cruzada contra el “peligroso infiel” que llevamos dentro, mientras siguen ejerciendo de cruzados en la lucha contra el infiel que salió del photoshop*. Se apresuran a dar un paso al frente, siempre dispuestos a humillarse un poco más, a encontrar un motivo más para no rebelarse: no tienen nada que ocultar y para demostrarlo dejarán que además los fotografíen desnudos*, a ellos, a sus hermanos y hermanas, a sus padres y madres, a sus hijos e hijas, cada vez que vayan a subirse a un avión. Para ellos, el anonimato de quien posee y utiliza unas tecnologías que son el sueño húmedo de cualquier cotilla o mirón no es un peligro, el nuestro sí. Ni es un insulto que invadan su intimidad, pero que nosotros critiquemos su pasividad ante ello sí. Por eso no se rebelarán contra ellos, pero sí contra quienes protestemos, nos neguemos a obedecer y nos rebelemos. Nos denunciarán y pedirán que nos eliminen para siempre. Porque ponemos en evidencia el estado de sumisión total en el que viven, su cobardía sin límites.

Estos entes sin dignidad ni conciencia son el más terrible de los instrumentos de represión, la más poderosa de las armas de destrucción masiva. Son los cimientos sobre los que se alza el templo de la mentira desde el que se gobierna el mundo. Un templo que sin ellos se desmoronaría. Son el ejército colaboracionista que hace imposible la revolución pacífica. Son, por tanto, quienes harán inevitable la revolución violenta si no logramos impedirlo.

Un rico de los de antes, de los listos, de los que sabían que la supervivencia del rico depende de controlar su avaricia para que el pobre tenga, o al menos crea que tiene, algo que perder si se rebela, fue quien pronunció la frase sobre la revolución* a la que me refiero al final del párrafo anterior y que figura al principio del videoclip* que os dejo a continuación. Rise Against* interpreta Re-Education (Through Labor)*. Los ricos de hoy no parecen tan listos o son demasiado avariciosos, afortunadamente quizás para los pobres.

_________________________________________________________

_________________________________________________________

No sabemos por qué ocurren las cosas hasta que ocurren las cosas que nos dicen por qué. En la primavera de 2009 levantaron un muro que nos dejó incomunicados. Abrimos una brecha en el muro y descubrimos esta playa*. Sin aquel muro, John Doe Beach no habría aparecido al otro lado. Las magníficas olas de esta playa acabaron convirtiendo el muro en arena. La arena extendió la playa hasta el otro lado del muro que la había hecho aparecer, invadiendo calles y plazas, y desde los despachos insonorizados no pudieron evitar oir el murmullo del oleaje.

En otoño llegó un fuerte viento desde la Roma neofascista del siglo XXI para llevarse la arena y el sonido de las olas. Trajo aviones de papel en blanco*, como la mente que no recuerda qué ha pensado o que olvida que ha pensado. Pero solo logró levantar una tormenta de arena que sepultó los aviones de papel y al pequeño maestro papirofléxico con ellos. Y se oyó la furia de las olas golpeando la estupidez criminal, rompiendo el silencio cómplice.

Una larga y oscura noche de diciembre, levantaron otro muro* mientras dormíamos. Un muro invisible y letal que cercó la playa y la mar, congeló el tiempo, encarceló nuestras palabras en una vitrina acorazada y nos convirtió en forajidos, desterrados de nuestra propia casa. Abrimos esta vez dos brechas y nuestras palabras perfectas han salido por ellas cabalgando sobre aviones de papel que no necesitan para volar más que nuestro aliento, la brisa de esa playa que llevamos ya para siempre dentro.

Os invito a seguir cabalgando sobre la cresta de las olas de continente en continente, a tocar tierra solo para comer, beber, descansar y, por supuesto, para montar fiestas, microfiestas, macrofiestas, fiestas planetarias, siempre revolucionarias. Para empezar os dejo a M.I.A., con sus aviones de papel*. Traed vosotros los temas que queráis.

_________________________________________________________

_________________________________________________________

…hemos abierto dos brechas.